Image

El pub Ópera fue uno de esos locales insignia que marcó un estilo y afianzó una personalidad propia a lo largo de sus 28 años de trayectoria, lo que le hizo diferente y sobre todo, resistente e impermeable a los vaivenes de las modas efímeras.

Inauguró en la Navidad de 1986, o sea, en los ochenta tardíos, cuando la Avenida de Aragón no era más que un ambicioso proyecto con dos carriles.

La aventura, que sin lugar a dudas lo era, de abrir en aquel lugar un bar de copas la emprendió Javier Alastrué.  Alastrué, entonces estudiante de medicina, recurrió a  sus muchos amigos de facultad, músicos, periodistas y artistas, creando un ambiente que atrajera a la gente.

 

Ópera presentó como novedad el primer karaoke de Valencia, presentado por Carles Villeta,  que fue un éxito sin precedentes durante varios años. Invitó a muchos  grupos y solistas jóvenes valencianos a actuar en directo, hasta llegar a  acoger en su escenario a Presuntos Implicados a Los Secretos, Azul y Negro o The Platters  entre muchos otros.

También fueron pioneros en las Comedy Jam, jam sessions de monólogos, donde surgía una oportunidad única para los nuevos cómicos valencianos que querían probar nuevos textos.

Dedicada desde hace más de quince años a la representación de espectáculos de humor en todas sus formas posibles es, sin duda, la sala que más  en serio se ha tomado esto del humor.

Por su escenario han pasado artistas del mundo de la comedia  tan reconocidos como Goyo Jiménez, El Monaguillo, Leo Harlem, Dani Rovira, Berto Romero o David Guapo entre muchísimos otros.

 

Famosos del mundo del deporte como Quique Sánchez Flores, Cañizares, Romario, David Ferrer, etc., actores como Imanol Arias, Miki Molina, Fernando Esteso y políticos como la entonces alcaldesa Rita Barberá, Joan Calabuig y Cristina Almeida entre muchos otros, eran asiduos del establecimiento que ya en los 90 se convertiría en un referente conocido más allá de Valencia.

Celebrar las Bodas de Plata y seguir en la brecha no fue tarea sencilla y, sin embargo, Ópera lo consiguió reinventándose una y otra vez.  Fue líder en monólogos y hoy lo sigue siendo en su nueva sala ubicada en el Casino Cirsa Valencia, bajo el mismo nombre: Ópera.